XVII Triatlón Villa de Rota

En la mañana de ayer tenía lugar la celebración de la prueba estrella del Verano Deportivo roteño, la XVII Triatlón “Villa de Rota” que este año ha destacado por las altas temperaturas que hicieron acto de presencia pese a celebrarse esta a primera hora.

Las inmediaciones de Punta Candor fueron de nuevo el escenario elegido en el que se dieron cita unos 325 participantes, una veintena más que el año pasado, y al que acudieron un buen número de familiares, amigos y aficionados deportistas para disfrutar del espectáculo que pone sobre el escenario esta prueba deportiva, sin duda, la más importante del verano local teniendo en cuenta la demandad que existe y el nivel de los triatletas.

Este año, la prueba de natación, con la que se iniciaba la triatlón, sobre las diez de la mañana, se vio incrementada en medio kilómetro más, lo que se unió al fuerte calor y al viento suave de levante para poner a prueba la resistencia física de los deportistas.

Con una mañana bastante calurosa, los participantes se encontraron que la organización aconsejó el uso de los trajes de neopreno, por considerar que la temperatura del agua estaba por debajo de los 22º C. La natación en principio a cubrir una distancia de 750 metros, se convirtió en algo más de 1.200 metros. Distancia que observaron los participantes que llevaron a la prueba el medidor de distancias de posicionamiento global o GPS. Un cambio que endureció la prueba, distanciando los competidores en una llegada escalonada para acceder a la carrera en bicicleta de forma más individual. El recorrido en bicicleta, con 3 vueltas sobre el circuito semiurbano de Punta Candor y carretera hasta la rotonda de Los Cabales, se transformó en algo peligroso, sobre todo por la inconsciencia de muchos espectadores que intentaban acceder a las distintas zonas del recorrido, sin respetar las señalizaciones, lo que provocó algún que otro susto y alguna caída, principalmente, en la glorieta de Punta Candor. La carrera a pie, que llegó antes de las 11 de la mañana, tuvo como protagonista el calor, con temperaturas por encima de los 30ºC.

Tras algo más de una hora de espectáculo deportivo, la clasificación general quedó con Samer Ali Saad Guardia, como ganador absoluto de esta XVII Triatlón “Villa de Rota”, con un tiempo de 1h 2’18”, destacando la dureza de esta edición. Samer Ali Saad fue campeón de la pasada edición. En segundo lugar quedó Alejandro Campoy, a 1 minuto y 41 segundos del ganador, seguido por Óscar Torres, a 1 minuto y 43 segundos del campeón.

La clasificación de féminas quedó con María Pujol Pérez, con un crono de 1h 9’29”, renovando de este modo du título ya que al igual que el campeón absoluto de la prueba, también repetía consiguiendo llegar a meta la primera de las mujeres participantes. A ella le siguió Macarena Llanes, a 18 minutos, y Laura Macías a 31 minutos de la campeona.

En cuanto a la general de los triatletas roteños, Carlos Ruiz Rodríguez-Rubio volvió a renovar su titulo de campeón, con un crono de 1h 7′ 50”, seguido por Javier Arana a 26 segundos y Francisco José Cos a 1 minuto y 10 segundos del campeón.

En cuanto a las triatletas roteñas, la primera clasificada fue Raquel Florido Cosano, con un crono de 1h 31`46” y campeona master 50, seguida por Charo Laynez, a 17 minutos y campeona master 40.

El triatlón Costa de la Luz fue el equipo campeón en categoría local, seguido por el Triviro y Los Merones.

Equipo Campeón Local XVII Triatlón Villa de 

Otros resultados a considerar fue la victoria en cadetes del local José Pablo Sánchez Ruiz, que con 16 años cubrió la prueba en 1h 17´48”, crono bastante importante para esta esperanza del triatlón en Rota. Antonio Pacheco Salas triatleta paralímpico, que se está preparando para el nacional de triatlón paralímpico terminó la prueba con un crono de 1h 32´ 22”.

Anuncios