Travesía Chipiona “Picoco 2012”.

Crónica Personal de Juan Jose Gonzalez Castellanos

Día 25 de Agosto, a nadar un poco en Punta Candor porque al siguiente día travesía el Picoco.

 Me encuentro con Aníbal.

 .- Ahí, voy a nadar un poquito que mañana participo en la Travesía del Picoco.

 .- Si, la carrera es hoy, me lo ha dicho Carlos.

La travesía a las 10,30 y yo en Rota a las 10, corriendo más que Aranita, pa Chipiona corre que te corre, ¡Que cabeza!

 Y lo fácil que es buscar aparcamiento cerca de la playa en Chipiona, pero a tiempo, 2 minutos antes de la salida, y allí estaba Carlos.

De un vuelo rasante me percato que todo lo que hay es jamón de pata negra, ni un triste aficionado, y Yo un lindo boqueroncito entre tiburones blancos.

 Con viento del sur, con la mar una chispita revuelta, recorrido en forma rectangular 1.400 metros según sofisticadísimo mecanismo de muñeca reloj, GPS, móvil, cronometro, buscador de tías buenas que llevaba Carlos en la muñeca.

 La salida,

 .-Coñete como corre esta gente pa el agua.

 Yo pensando si supieran que es solo una travesía, que me suena a palabra reposado tranquilo, nada la gente a competir.

Para no interrumpir mucho me coloco atrás, muy atrás, mas atrás tanto que el del megáfono, me daba con este para que me metiera en el agua.

 .- Illo, tate quieto ya.

 El agua con una temperatura muy buena, lo decia el artilugio sofisticado y a nadar con un ritmito tranquilo adelanto posiciones. Llegando a la bolla de vuelta, hay que tener mucho cuidado algunos nadadores van en zig-zag, me tropiezo con uno de los de cabeza y me dice.

 .- Cojones.

 Ya estaba ahí  la bolla de vuelta, la tomo y para atrás mas tranquilito aun, no veía a nadie a mi alrededor, pero llegando a la bolla final de giro para meta, allí estaba toda aquella gente esperándome, de donde habían salido tantos.

 Todavía mas tranquilo llego a meta, y el tío del megáfono estaba esperándome y antes de que me diga nada le suelto.

 .- Tranqui en, tranqui tío.

 Travesía terminada espectacular el nivelazo de nadadores, mi tiempo: un día de playa esplendido y una lección.

 No te rindas, lucha yo jamás me rendiré.

 Lo de nuestro amigo Carlos es otro cantar, saliendo a competir, lanzándose con uno de los grupos cabecero que le impone un ritmo fuerte que el va manteniendo, poco a poco se va descolgando va recayendo en el esfuerzo al final con unos 19´23”  él 21 de la general y tercero en su categoría en un circuito de 1.400 metros, pensando que Carlos lleva casi 2 años si continuidad en sus éntrenos podemos decir que su tiempo es estratosférico.

 Si fuéramos comentaristas de boxeo, Carlos es kilo por kilo, gramo por gramo el mejor triatleta roteño del momento, siempre que las lesiones lo respeten y el quiera.

Poco necesita para estar a un gran nivel, creo que inalcanzable para  ningún roteño en media y larga distancia. En distancia spring donde las ayudas en la bicicleta pueden compensar las carencias de los triatletas que no nadan, es otro cantar.

 Te recuerdo Carlos que me debes al menos un coca-cola.

 Trisaludos

 

Anuncios