Crónica personal de Juan José González Castellanos

CRÓNICA PERSONAL
TRAVESIA 2012 PUNTA CANDOR LA COSTILLA.

Sin saber si lo entrenado era suficiente para realizar la travesía pensando que no era competitiva y podría marcar mi ritmo, me apunte a Rotalagua 2012.

Nos reunimos el día anterior Viernes 17 en el bar. Badulaque en la costilla, allí me encontré con algunas caras conocidas pero casi todos gente de fuera, se nos dio unas breves nociones del recorrido, distancias, bollas de paso, avituallamientos etc.Distancia media a los 2.500 metros a mitad de recorrido, con final en la playa de la Costilla a las 8,30 concentraciones en la costilla y salida en trenecito hasta Punta Candor.Divertida vueltecita dándonos ánimos los unos a los otros entre neoprenos, vaselina y trenecito, llegamos a la playa en bajamar, por lo que se nos dice que se trastocara un poco el recorrido para que las olas no nos lancen contra los corrales ni nos quedemos nadando en bajos sobre piedra.Sobre las 9, 15 creo pensar nos dieron la salida, sin muchas prisas nos vamos metiendo en el agua, empezando a marcar mi ritmo un poco excesivo creo pero un buen ritmo yo como no siempre igual a lo aleta elite fuertecito, los nadadores con aletas me van pasando y algunos se mezclan con nosotros por lo que me asusto un poco al ver pasar una aleta muy cerca de mi cara, me paro para situarme, viendo que alrededor llevaba a Perico y una chica, la primera bolla unos 800 metros mar a dentro.Ya nos va disgregando en pequeños grupos, en el mió sigue Peri con esta chica nos paramos para miran cuantos íbamos con lo que contamos 5 entre todos pudimos otear la siguiente bolla hablándonos entre nosotros vamos direccionandonos, las piraguas se encontraban con la gente de cabeza mientras a los que estábamos mas retrasados se nos colocaban a los lados a una distancia de unos 100 metros por lo que era imposible saber si la dirección era la correcta o no.Las olas empezaron a aumentar de tamaño y ciclo cada vez eran más altas y mas continuas, aun nuestro grupo seguía compacto, aproximadamente a unos 1700 metros nos volvemos a situar visualizando una bolla que nos aleja mucho de lo que son las líneas del arrecife que marcan los corrales, tras unas pocas palabras con Perico nos decidimos seguir la línea de costa a uno 200 metros de los corrales mar a dentro.

Esta se convierte en la parte mas dura del recorrido, con una fuerte niebla, no se puede visualizar ningún punto orientativo, olas altas que nos van acercando a la línea del arrecife y nos alejan de la bollas de señalización, llegando un momento que me encuentro perdido de mis compañeros, entre la ola rompiente y la que viene del arrecife envuelto en una lavadora que me balancea para la izquierda o para la derecha en un momento me percato de que casi toco el fondo, me pongo de pie y me llega el agua al pecho y a lo lejos oteo las bollas de señalización y mas adelante como un pequeño montículo que aparece y desaparece el barco se señalización de mitad de recorrido.

Fresco aun me lanzo en su búsqueda, aproximadamente llevábamos unos 2.500 metros nadando y el barco se divisaba a una distancia de por lo menos unos 1.500 metros, enfilo la distancia acercándose cada vez mas cada vez mas grande.

La boca la tenia seca por el agua salada como un esparto, necesitaba beber y comer algo, bastante agotado consigo llegar al barco mitad de recorrido según los organizadores pero para mi seguro que llevábamos mas de 4000 metros, tomo un baso de agua y dos trozos de plátano que me sientan fatal no consiguiendo digerirlos aunque el sabor de la sal en la boca me lo alivia.

Mirando hacia atrás veo que llegan Ernesto y Manolo Ruiz-Mateos en otro grupo, me animo a mi mismo pensando que estos son muy buenos nadadores y yo le voy sacando algo de tiempo, como no siempre la vena competitiva.

Descansando lo suficiente enfilo hacia el edificio de la Costilla que ya se divisaba a lo lejos creo pensar que a unos 2300 metros mas o menos, sigo marcando un ritmo alegre, a partir de aquí las olas han desaparecido y el agua se encuentra como un verdadero plato.
Empiezo a notar unas molestias en el gemelo derecho un pequeño amago de tirón en la planta del pie, intento bajar el ritmo y entrar en una respiración pausada relajada, me paro unos segundos para descansar, otear la dirección a seguí y me sobre cae el desastre, un fuerte tirón en el gemelo izquierdo me deja sin sentido, temiendo ahogarme grito fuertemente para pedir asistencia de la moto acuática de protección civil que rápidamente se acerca a mi.

Me subo al transportador he intento relajarme, el chico me comenta si me acerca a la costa, solo me quedaban 1500 metros de nada, me armo de coraje y le digo que espere un rato a que me recupere, sin dar tiempo a la recuperación temiendo que me retiren, me vuelvo a meter en el agua, pero como un resorte el gemelo izquierdo ahora vuelve hundir, fuerte, fuerte muy duro me subo al transportador gritando de dolor, mierda pienso son solo 1,500 metros no los voy a poder terminar esta ahí mismo, casi lo puedo tocar con la punta de los dedos.

La lancha de protección civil que se acerca, mantengo una pequeña discusión con el que la llevaba porque me quería retirar comentándome que debían de empezar a recoger a los corredores rezagados, yo llevaba aproximadamente 1 hora y 50 minutos en el agua mas o menos la prueba tenia un tiempo máximo de terminación de 3 horas yo aun podía recuperarme, respiro hondo y me lanzo otra vez al agua.

En línea recta enfilo hacia la Costilla línea de meta que se me va acercando poco a poco ya sin fuerzas, por lo menos había perdido 20 minutos encima del transportin de protección civil, estaba reventado sin fuerzas, braceando en zigzag solo veía el edificio de la costilla que se acercaba poco a poco.

A unos 300 metros de la meta se me acerca una piragua para direccionarme hacia las bollas de señalización, yo muerto como estaba no le echo ni cuenta, unos metros mas si, ya estaba listo de papeles.

Por fin la meta, me levanto agotado, desorientado miro hacia atrás el mar, lo había conseguido, cerca de 6.500 metros que me había zampado aquella mañana.

Cuando miro a la playa mi mujer y mi hijo que contento me puse, una aventura más para contar.

En el sorteo final unos pantalones Levis de mi número premio al esfuerzo, dolor, resistencia y otras menudencias.

Animaros a hacer deporte mamonazos.

Anuncios